Teniendo en cuenta lo expresado, al tomar el primer contacto con el área de intervención, se deberá consignar en los mapas de trabajo la delimitación de los ambientes presentes. Como ya se ha mencionado, la pormenorización de esta información estará directamente relacionada con la escala espacial de trabajo.

 

Ejemplo 1:

Si el área de intervención está constituida por un barrio, se lo podría imaginar compuesto por cinco ambientes: a) un área con viviendas de bajos recursos; b) un área de viviendas de clase media/alta, con características de construcción y servicios de saneamiento básico diferenciadas de la anterior; c) un sector de espacios verdes; d) un basural a cielo abierto y e) un mercado municipal, que conformaría un quinto ambiente. En este ejercicio, el mercado representaría únicamente un ambiente dentro de un área de intervención mucho más amplia.

Ejemplo 2:

En cambio, si se proyecta una intervención tan sólo en el mercado, la escala será diferente. En el mapa constarán todas las estructuras funcionales internas que estén presentes (puestos, depósitos); los mismos se dividirán en dos grupos: con o sin alimentos disponibles; y en una segunda división, se desagregarán en el tipo de alimentos que contienen (por ejemplo, área de frutas y verduras, áreas de carnes). Se incluirán además, las áreas perimetrales con las variantes ambientales que incluyan (áreas verdes, área de aparcamiento, etc.).

Por último, se consignarán las características de áreas adyacentes en 50 m a la redonda (barrio de bajos recursos, pastizales, basural a cielo abierto). Cada uno de los ejemplos mencionados constituirá un ambiente.

Así, los ambientes presentes serán:

  • Interior del mercado: área de carnes, área de frutas y verduras, áreas de no comestibles y área administrativa.
  • Exterior del mercado: áreas parquizadas y aparcamiento pavimentado.
  • Adyacencias: pastizales, barrio de bajos recursos y basural a cielo abierto.

Un total de 9 ambientes que cubren aproximadamente los 50 m a la redonda que pudieran constituir el radio de acción de poblaciones de roedores que se encuentren más allá del perímetro del depósito.

 

En una determinada área de intervención pueden ser encontrados, por ejemplo, dos basurales de similares características distanciados entre sí y sin ningún tipo de contacto espacial entre ambos; en ese caso, cada uno de ellos constituye una unidad ambiental. De acuerdo con esto, en un área determinada, un ambiente puede estar representado por más de una unidad ambiental. En el ejemplo, el ambiente basural posee dos unidades ambientales.

Una unidad ambiental es la mínima expresión de un ambiente en el territorio. En un área determinada, un ambiente puede estar representado por más de una unidad ambiental.

Es indispensable identificar y delimitar los ambientes y unidades ambientales que componen el área de intervención.

 

Ejemplo:

Dos basurales de similares características distanciados entre sí y sin ningún tipo de contacto espacial entre ambos constituyen dos unidades ambientales de un mismo ambiente (basural).

 

Se utilizará mapas de base del área de intervención en los que se identificarán los ambientes y unidades ambientales presentes. Además, se incluirá la localización de fuentes de alimentación y agua, y refugios con un grado de especificidad dependiente de la escala (ver Protocolo para elaboración de mapas).