Conceptos básicos sobre población     

El nivel de organización para trabajar en control de roedores es la población. En términos sencillos, una población es un grupo de individuos de una misma especie que ocupa un espacio determinado en un momento dado. Las características de una población son el efecto resultante de la interacción entre factores intrínsecos de la biología de los roedores y extrínsecos del medio en el cual habitan.

La disposición espacial de una población es la manera en que los integrantes de esa población se ubican en el espacio. Está determinada por los rangos de tolerancia frente a las condiciones ambientales, por los requerimientos de recursos, por las interacciones con otros individuos (competidores, predadores) y por factores históricos. En función de esto, en términos ecológicos se distinguen tres modelos básicos de agrupamiento: al azar, uniforme y agregada.

La estructura espacial de las poblaciones de roedores sinantrópicos corresponde al patrón de disposición agregada. Esta distribución está determinada, entre otras variables, por el modo de reproducción, el comportamiento social, y sobre todo, por las diferencias en los ambientes que obliga a los individuos a vivir en un área más reducida, donde encuentran las mejores combinaciones de factores.

Los roedores sinantrópicos se agrupan en aglomerados o parches, dejando porciones del espacio relativamente desocupadas. La estrategia de estimación de infestación se orienta a identificar en qué sectores del área de intervención se encuentran esos aglomerados o parches.

 

Ambiente      

Todas las intervenciones sobre roedores se desarrollan en un área arbitrariamente definida. Esa área está conformada por un conjunto de ambientes en los que los roedores se dispondrán espacialmente de modo diferencial en función, entre otras variables, de los recursos que cada uno de estos les ofrecen. Entonces, podría decirse que un ambiente es un complejo de factores externos que actúan sobre una población y que determinan su curso y su forma de existencia.

La distribución y tamaño de las poblaciones de roedores cambia en el espacio y en el tiempo, de acuerdo a las variaciones de los factores abióticos y bióticos del ambiente.

Un ambiente es la conjunción de las variables bióticas y abióticas que caracterizan un determinado espacio.

En el marco del Programa de Control y Vigilancia, una vez definida el área de intervención, el siguiente paso será identificar y delimitar los ambientes que la componen.

Ejemplo:

En una intervención sobre roedores sinantrópicos donde el área incluyera un basural, rodeado por un pastizal y un grupo de viviendas, se podrían definir tres ambientes: 1) el basural, 2) el pastizal y, 3) el área semiurbana constituida por las viviendas.

La precisión de la definición los ambientes varía de acuerdo a la escala espacial que decida el observador.

La abundancia de roedores en un ambiente es función directa de la calidad de los recursos que éste les oferta. Por tal motivo, identificar y delimitar los ambientes y unidades ambientales que componen el área de intervención facilita la interpretación acerca de la utilización del espacio por parte de los roedores dentro de ella. En la fotografía se muestra el límite entre dos ambientes que podrían ser denominados viviendas y pastizal. 

 

Bases teóricas de la caracterización de los ambientes que componen un área de intervención y de su calidad       

La relevancia de la identificación y delimitación de ambientes reside en que la magnitud del problema ocasionado por los roedores, depende de la calidad de recursos que el ambiente les provee.

En consecuencia, la caracterización de un ambiente y el análisis de su calidad, es decir, de las condiciones que favorecen la permanencia de los roedores, facilitarán la extrapolación de resultados y la interpretación de la relación entre los roedores y su entorno en las condiciones particulares de cada área de intervención.

La abundancia de roedores sinantrópicos es función directa de la cantidad y calidad de los recursos que el ambiente les oferta (fundamentalmente por la disponibilidad de alimento, agua y refugio).