1.  Anotar el sexo y la condición reproductiva del animal en la Ficha de Registro del Roedor. Para los machos, los testículos pueden haber descendido dentro del escroto o ser abdominales. Para las hembras, la vagina puede estar perforada o cerrada. Los pezones pueden distinguirse entre lactantes o no lactantes (esto se determina apretando suavemente un pezón entre el pulgar y el dedo índice).

2.  La edad del animal puede registrarse (subjetivamente) según las medidas y fisonomía como juvenil o adulto.

3.  Largo total: Colocar el animal sobre una superficie con la parte ventral hacia arriba y sostenerlo de modo que el cuerpo y la cola estén derechos y tirantes pero no estirados. Medir la distancia desde la punta de la nariz a la punta de la parte carnosa de la cola, excluir cualquier pelo que se proyecte más allá de la punta.

4.  Largo de la cola: Colocar el animal con la parte ventral hacia abajo y doblar la cola hacia arriba en un ángulo recto. Medir desde la curvatura de la base posterior de la cola hasta la punta de la parte carnosa, excluir los pelos que se proyectan más allá. También puede colocarse al animal en posición lateral y extender su cola en forma recta.

5.  Pesar al animal y registrar el resultado en gramos.

 

El registro de parámetros morfométricos y reproductivos forma parte del procedimiento y ayuda a comprender diversos aspectos de la población objeto de muestra. En la imagen, medición de la cola (cortesía Lorena Jaramillo).